GuidePedia

    

El director técnico de Boca Juniors, Rodolfo Arruabarrena, rechazó las suspicacias habituales de una definición de torneo relacionadas con "los arbitrajes, las incentivaciones y las presiones políticas" y confió en que el Campeonato de Primera División, que el Xeneize lidera con seis puntos de ventaja con nueve por jugar, "seguramente corone al mejor".

En una entrevista telefónica concedida a Télam, el Vasco dijo que cree en la "transparencia del fútbol argentino" y aseguró que en las tres fechas finales "no va pasar nada" que enturbie la definición, tras las especulaciones realizadas en las jornadas anteriores, especialmente, sobre la actuación de los árbitros.

"Estamos en un año político tanto en Boca como en AFA y el país. En el momento del final de un torneo siempre se dicen muchas cosas: que los arbitrajes, que las incentivaciones, que las presiones políticas... Creo que todo eso no será un obstáculo para que finalmente en el campeonato se corone el mejor", soslayó.

En la misma línea, consultado por las últimas actuaciones de los árbitros, el DT de Boca recordó que "hubo veces que trataron bien" a su equipo, como ocurrió en el último partido oficial ante Crucero del Norte en La Bombonera, y "otras mal" como en el amistoso perdido ante River en Córdoba, el sábado pasado.

"No nos cobraron un penal claro en el Superclásico de Córdoba y contra Crucero no le dieron a ellos uno que fue. Siempre se habla de estas cosas, pero yo confío en los árbitros. Lo único que digo es que nosotros, en esta instancia, no tenemos que ser tontos y cometer errores como (Fabián) Monzón (se hizo expulsar ante River por una dura falta ante Rodrigo Mora)", comparó.

De todos modos, según opinó después, esas suspicacias no serán determinantes para un torneo de 30 fechas en el que "el mejor será el que sume más puntos, como siempre, sean campeonatos largos o cortos".

"La demás no importa -relativizó-. Muchos dicen que Rosario Central es el mejor equipo y creo que sí, que juega muy bien y tiene un estilo definido. Pero el mejor es el que suma más puntos siempre. Trataremos de serlo en el torneo y en la Copa Argentina".

"No sé como se recordará a este Boca con el tiempo si se logra el objetivo. Si el equipo de (Carlos) Tévez, el de (Fernando) Gago, el de (Agustín) Orión o el de Cata (Daniel Díaz). Quizás también como el del único técnico campeón que salió de las divisiones inferiores del club. Me da lo mismo. Al hincha de Boca y a mí lo único que me importa es salir campeón", agregó.

En la semana previa al clásico del domingo con Racing en Avellaneda, que puede marcar la consagración de Boca después de tres años de sequía (la última conquista fue la Copa Argentina 2012 bajo la dirección de Julio César Falcioni), Arruabarrena aceptó que le "hubiera gustado" jugar en el mismo horario que el escolta San Lorenzo, que visitará ese mismo día a Olimpo de Bahía Blanca.

"Pero la reglamentación dice que recién en la última fecha es obligatorio y hay que aceptarlo. Si nos toca jugar en el último turno, lo tenemos que aceptar. Otras veces nos tocó antes", se resignó.

En otro segmento de la charla, Arruabarrena agradeció el apoyo de su plantel al recordar momentos deportivos difíciles en su ciclo que habilitaron a un sector de la prensa a hablar de "puterío" entre los jugadores.

"Este grupo está muy unido. A mí siempre me bancó y eso lo valoro mucho. Cuando quedamos eliminados de la Sudamericana se empezó a hablar de 'puterío' y sin embargo no fue así. Ellos me sostuvieron y después de la Libertadores también. Es un plantel fuerte. Siempre que se habló de internas fue mentira", aseguró.

Luego, evocó cómo se le presentó el sueño de dirigir al club de sus amores: "Fue en un momento inesperado, dije que sí porque estaba preparado para hacerlo. La verdad que pensaba tomar con mi cuerpo técnico un tiempo de descanso y empezar a ver oportunidades de trabajo recién en enero del 2015. Pero salió esto y no me podía negar. Esta oportunidad no te llega todos los días".

Finalmente, Arruabarrena negó problemas con dos ídolos de Boca como el DT Carlos Bianchi, a quien sucedió en el cargo, y Juan Román Riquelme, un crítico de la actualidad xeneize tras su salida del club enfrentado con el presidente Daniel Angelici.

"Siempre tuve y tengo un trato cordial con Carlos. Cuando me llamaron a dirigir a mí recién me enteré que no estaba más en el cargo y luego, antes de asumir, todos saben que hablé con él", dijo sobre el 'Virrey'.

"En cuanto a Riquelme, soy muy sincero cuando digo que no me molestan sus palabras. Es un ídolo como Guillermo (Barros Schelotto) o Martín (Palermo). Al nivel de (Norberto) Alonso en River o el 'Bocha' (Ricardo Bochini) en Independiente. Cada uno puede decir lo que quiere y más él, que es palabra autorizada en Boca", concluyó.


                                 


DEJA TU COMENTARIO

Los goles del último partido


 
Top