GuidePedia

Consciente de lo que le faltó en los últimos clásicos, Arruabarrena se la juega por Meli y un triple cinco combativo que ponga "el pechito y los huevitos" que piden Guinta y la gente. Monzón va en lugar de Colazo, out por lesión, y Bentancur o Lodeiro por Pablo Pérez, también descartado en Boca para enfrentar a River.   


"Últimamente nos dejamos meter pata en nuestra cancha y en la de ellos. Hay que poner el pechito y los huevitos. Así se va a sacar el partido adelante".

Lo dice Giunta; lo siente Arruabarrena. No lo avala, va contra su idea, pero en el fondo sabe que esa es la salida. Boca debe volver a las fuentes, recuperar la identidad histórica y hacerle sentir el rigor a River. El Vasco es consciente de lo que le faltó en los últimos clásicos, entiende cómo se los ganó el equipo de Gallardo, y, aunque vaya en contra de su corriente futbolística, percibe que el cambio de mentalidad es realmente necesario. Aunque en la conferencia de prensa haya dicho lo contrario, el hecho de que se la haya jugado por Meli incluso antes de que se lesionara Pablo Pérez acredita lo que busca: un equipo más aguerrido.

Erbes y Gago completan el triple cinco combativo que dispuso Arruabarrena para que ponga lo que piden Giunta y la gente. Unos metros más adelante, casi en calidad de enganche, Bentancur o Lodeiro. Y arriba, donde se definen los partidos, Palacios y el capitán del Xeneize, el emblema, el futbolista en el que se deposita gran parte de la ilusión boquense, Carlitos Tevez. Atrás: Orion más Peruzzi, Tobio, el Cata Díaz y Monzón en lugar de Colazo, que quedó descartado por lesión. Así va Boca al Monumental para jugar el Superclásico.


                                 


DEJA TU COMENTARIO

Los goles del último partido


 
Top